En aquellas zonas donde predominan los suelos calizos es común encontrar aguas llamadas ‘duras’ y de pH básico debido a su alto contenido en disolución de carbonatos y bicarbonatos de calcio y magnesio.

Dureza del agua: presencia en agua de sales de calcio y magnesio en disolución, normalmente en forma de carbonato y bicarbonato. Suele expresarse en mg/L o ppm de CaCO3. (referido a dureza no permanente del agua, asociada a carbonatos

Cuando se utilizan este tipo de aguas en agricultura es común que ocurran problemas de calcificación en sistemas de riego, o de reducción de eficacia de los tratamientos foliares de productos fertilizantes y fitosanitarios. Por ello, analizar este tipo de aguas es importante para conocer su grado de dureza y tratarla adecuadamente para prevenir dichos problemas.

¿Cómo tratar la dureza del agua?

Un tratamiento eficaz se consigue:

  • Reduciendo el pH del agua en torno a 6 para neutralizar los carbonatos/bicarbonatos presentes, pH óptimo para asegurar la máxima eficacia de los productos fertilizantes y fitosanitarios aplicados.
  • Complejando el Ca y Mg libre en disolución para evitar su interferencia con dichos productos.

Tratar la dureza del agua es particularmente importante en aguas utilizadas para tratamiento foliar, por ello en Herogra disponemos de soluciones específicas que permiten un control total de la dureza:

Acondicionador de pH con efecto tampón, regula el pH de la mezcla al óptimo para aplicación foliar.

Efecto mojante y antiespumante para mejorar y hacer más eficiente el tratamiento foliar.

Con indicador de color que permite ajustar el pH del agua de forma sencilla y cómoda.

Acondicionador de pH a base de ácidos orgánicos de alto poder neutralizante de la dureza del agua.

Efecto complejante de nutrientes, potencia su absorción y asimilación por la superficie foliar.

Certificado para uso en Agricultura Ecológica.