Frutales de Pepita

Frutales de Pepita

Se denomina frutales de pepita, de forma general, a aquellos que no tienen hueso en el interior del fruto, teniendo en su lugar un conjunto de semillas que son a lo denominamos pepitas. Estos frutos son derivados de un receptáculo engrosado.

Los frutales de pepita más usuales en nuestro país son: manzano, peral, kiwi, membrillo, níspero…

Son varias las evidencias que se pueden observar en un cultivo que demuestren la carencia de alguno de los nutrientes necesarios para el correcto crecimiento de la planta:

Macronutrientes en Frutales de Pepita

Nitrógeno:

La carencia del nitrógeno suele aparecer a mediados de verano. Se refleja con un color rojizo de los tallos tiernos de la corteza. Las hojas apicales van a perder clorofila y los bordes se repliegan. Por último, se va a producir una maduración irregular de los frutos.

Fósforo:

Las plantas deficientes en fósforo, tienen hojas de tonos verde pajizo, con los bordes y puntas secas. Tienen escasa cantidad de flores y frutos. En la pulpa del fruto muestran zonas marrones y blandas. En etapas avanzadas se observan los frutos blandos y con manchas pardas en superficie.

Potasio:

Cuando el aporte de potasio a la planta no es suficiente, los ramos se empiezan a debilitar. Las hojas toman un color castaño-rojizo y su borde se dobla hacia el haz. Finalmente, las frutas va a tener un tamaño y un color más leves.

Magnesio:

El déficit de magnesio en la planta se manifiesta como necrosis y manchas en las hojas, además de perder clorofila en los bordes. Por otro lado, el fruto va a tener un tamaño y una resistencia menores.

Micronutrientes en Frutales de Pepita

Zinc:

La carencia del zinc se identifica con una pérdida de clorofila en las hojas (excepto en el nervio central) además de volverse más estrechas y doblar sus bordes hacia el haz. Las hojas van a formarse en roseta y va a aparecer un moteado en la vaina central. También puede existir un desarrollo anormal de las yemas.

Hierro:

El hierro es esencial para la planta, la falta del mismo, hará que las hojas vayan perdiendo clorofila, tomando un color amarillento y se vaya a producir una caída de las hojas apicales. En las hojas basales van a aparecer unas manchas pardas y van a ir necrosándose.

Manganeso:

Los síntomas de la carencia de manganeso pueden ser más acusados al comienzo de la primavera. El árbol va a detener su crecimiento. Las hojas pierden su clorofila entre las nerviaciones laterales, lo que conllevará a una caída prematura de las mismas.

Cobre:

El árbol va a adquirir un aspecto achaparrado por la falta de cobre. Va a aparecer un color amarillento en las hojas apicales y en la punta de los brotes. Además, las hojas van a caerse, dejando los brotes desnudos los cuales se mueren y secan.

Boro:

El déficit de boro en los frutales de pepita se caracteriza por una necrosis en las nervaduras de las hojas que se vuelven color rojizo. Además, las flores se van a desecar y las yemas sufren aborto. Los frutos se ven deformados y agrietados con su consiguiente caída prematura.

Puedes descargar la Guía de Abonado de los Frutales de Pepita debajo de este párrafo. También puedes ver otros cultivos clicando sobre ellos: Frutales de Hueso, Olivar, Cereales, Vid, Cítricos, Hortícolas de Fruto, Hortícolas de Hoja, Frutos Rojos y Subtropicales.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Acepto