Nuestro Blog El espacio en el que la agricultura es de todos
  • 07-02-2023

Cultivo de la fresa

El cultivo de la fresa es uno de lo más demandadas en todo el mundo. Desde el año 1990, la producción mundial de fresa casi se ha cuadruplicado, pasando de 2,5 millones de toneladas a 9,2 millones en 2021. Los principales productores son: Estados Unidos, Turquía, España, Egipto y Colombia; siendo España el líder en la exportación de fruta fresca.

La planta de la fresa, perteneciente a la familia de las Rubiaceas, está muy influenciada por diferentes factores:

  1. Temperatura: Aunque la fresa se adapta bien a muchos tipos de climas y puede resistir temperaturas extremas, lo ideal es que se mantenga en una media anual de 15-20ºC. El momento crítico es durante el desarrollo floral y el cuajado de los frutos, ya que temperaturas por debajo de los 0ºC y por encima de los 32ºC
    podría causar aborto o la caída prematura de las flores.
  2. Humedad: La humedad relativa debe encontrarse entre el 65 y el 75%. Si la humedad es deficiente causará daños en los frutos, aumentando el destrío; mientras que si es demasiado alta se aumentará la probabilidad de aparición de enfermedades en el cultivo.
  3. Cantidad de agua de riego: La cantidad de agua de riego debe variar según las condiciones climáticas y del suelo, siendo más frecuente en verano y más discreta en invierno. Debe tener agua suficiente repartido por todas las etapas del cultivo, ya que la falta de agua empeorará la calidad de los frutos y el rendimiento total.
  4. Luz: Las horas de luz son importantes para mantener la productividad y para tener un buen funcionamiento del aparato fotosintético de la planta. De media la fresa debe tener unas 10-12 horas diarias de luz.
  5. Tipo de suelo: Arenosos o franco-arenosos, que permitan una alta aireación y buen drenaje, aunque con cierta capacidad de retención de agua. Suelos con un 20% de arcilla, 15% de caliza y alrededor de un 5% de materia orgánica constituyen un sustrato óptimo para el crecimiento de la fresa.

Algunos parámetros de calidad importantes en la fresa una vez madura y recogida son la concentración de azúcares (ºBrix) y la acidez del fruto, que se pueden medir directamente en campo con la ayuda de un refractómetro y de un mini valorador, respectivamente.

Necesidades nutricionales de la fresa

Con respecto a las necesidades nutricionales, es importante un buen aporte de fertilización para optimizar la producción del cultivo. Hay que considerar las necesidades NPK, al igual que otros nutrientes como el calcio o el magnesio. Tampoco hay que olvidar la importancia de un buen aporte de materia orgánica. ¿Quieres saber por qué?

  • Nitrógeno, el nutriente principal para el crecimiento vegetativo, crecimiento de estolones y para la formación de yemas florales. Debe ser aportado a lo largo de todo el cultivo para favorecer el crecimiento general de la planta.
  • Fósforo, involucrado en funciones vitales de la planta como el transporte de energía, la fotosíntesis, el movimiento de nutrientes y la multiplicación celular.
  • El potasio tiene un papel clave en la elongación celular, la utilización del agua en la planta y en la síntesis de carbohidratos. Un correcto aporte de potasio permitirá a la fresa sintetizar más azúcares, más vitamina C y más frutos, aumentando la cantidad y la calidad de los frutos.
  • El calcio refuerza y engrosa las paredes celulares, dando lugar a frutos con mayor firmeza. La deficiencia de calcio causa una enfermedad fisiológica llamada necrosis marginal (o tip burn) que se evidencia por la aparición de necrosis en las zonas más jóvenes de las hojas.
  • El magnesio, una molécula que forma parte de la clorofila, siendo vital para la transformación de energía en azúcares y la nutrición de la planta. Las deficiencias de magnesio son comunes en la fresa, y deben ser remediadas ya que los frutos tienden al albinismo cuando se producen faltas de este nutriente.

En Herogra Especiales tenemos una amplia variedad de productos específicos diseñados para aumentar el rendimiento de la planta y la calidad de los frutos, aumentando el beneficio económico tras el cultivo de la fresa.

En el momento del trasplante, es vital realizar un manejo adecuado de la planta para favorecer el enraizamiento de las plántulas. Para esto, recomendamos la utilización de TOTEM, un Bioestimulante enraizante de última generación basado en microorganismos extremófilos gracias a la tecnología Orygin 2.0.

Para un buen desarrollo vegetativo, recomendamos Herofol Denso Verde, un fertilizante en forma de gel rico en nitrógeno que también contiene fósforo, potasio y los principales micronutrientes quelados. Este producto, con un pH óptimo para la absorción por parte de la planta, también contiene el Activador XR47, que potencia la capacidad fotosintética de la planta.

Durante la floración y para un buen cuajado de los frutos, recomendamos ECOTOP, un bioestimulante con potenciador del cuajado ST14 que aporta energía al cultivo, aumenta los niveles de pigmentos fotosintéticos, reduce el daño causado por estrés y potencia el ambiente hormonal natural de la planta. Esto junto con el extracto de algas de alta calidad de Ascophyllum nodosum y el equilibrio ideal de zinc, boro y molibdeno, convierte a ECOTOP en un producto ideal para optimizar el cuajado en nuestros cultivos.

Para el crecimiento de los frutos es una gran opción el aporte de Herofol Denso Rojo, un fertilizante en forma de gel rico en potasio que, gracias a su formulación en la que encontramos muchos otros nutrientes y Activador XR47, favorece la producción de azúcares y su trasporte hacia los frutos. Así, se mejora el desarrollo y se incrementa la producción total y la calidad de los frutos.

Para evitar problemas como el tip-burn, es muy importante realizar un aporte correcto de calcio a nuestro cultivo. Para ello recomendamos el Calcifruit Complex, un corrector de calcio natural de fácil absorción, apto para su uso radicular y foliar, favoreciendo un buen desarrollo de los tejidos vegetales más sensibles.

Por último, en Huelva (la zona más productora de fresa en España) los suelos tienen normalmente problemas de salinidad, a los que la fresa es muy sensible. Para combatir este problema recomendamos Herosal, un producto con calcio altamente complejado que presenta una gran actividad de intercambio entre los cationes calcio y sodio. Esto libera el suelo del exceso de salinidad, reestructura el complejo arcillo-húmico y mejora la estructura del suelo, favoreciendo el reparto de agua y la aireación.

No te pierdas nada

Suscríbete a
nuestra newsletter

Newsletter Herogra Especiales

Obtenga los aspectos más destacados de las noticias más importantes en su bandeja de entrada de correo electrónico



    He leído y acepto la política de privacidad