Nuestro Blog El espacio en el que la agricultura es de todos
  • 19-08-2019

Cultivo de tomates en el Parque Nacional de Sierra Nevada

¿Sabías que en el parque nacional de Sierra Nevada existen plantaciones del cultivo de tomates?

Efectivamente, en plena sierra, a una altura que sobrepasan los 2.200 metros sobre el nivel del mar se producen unos excelentes tomates en pleno verano.

En la cara sur de Sierra Nevada están las archiconocidas Alpujarras. Aquí se habían sembrado tradicionalmente judías verdes que se comercializaban en las comarcas vecinas.

Hace más de 25 años una pequeña empresa de la costa de Granada que se encargaba de comprar a los agricultores estas judías decidió probar con un cultivo que en aquellos momentos tenía un mercado en plena expansión. Estamos hablando de finales del siglo XX y del cultivo de tomates cherry. En principio podría parecer una locura y de hecho los comienzos fueron difíciles.

zona de la alpujarra

Se comenzó con pequeñas pruebas de tomate cherry y muy pocos fueron los valientes que se atrevieron a intentarlo. En la primera campaña nadie sembró más de 100 plantas y sirvió para corroborar que el cultivo de tomates era viable. En los siguientes años se depuró el manejo, se identificaron las plagas y enfermedades más importantes en la zona, se probaron las pocas variedades que en aquel momento había disponibles, en fin se consiguió poner en marcha todo un programa para un cultivo que jamás se había intentado en esa zona.

Solo hace falta darse una vuelta por la Alpujarra oriental granadina para darse cuenta de que todo ese esfuerzo tuvo su recompensa, hoy en día se siembran más de 40 hectáreas, llegando a ser de 60 en algunos años, y es que muchas empresas comercializadoras pueden cerrar sus programas anuales gracias al cultivo de tomates cherry de la Alpujarra. Es verdad que a remolque de esta iniciativa se empezó a probar el cultivo de esta solanácea en otras zonas del interior de la provincia de Granada, como la zona alrededor del pantano de los Bermejales o la zona norte alrededor del pantano del Negratín.

Las principales características del cultivo de tomates cherry en esta zona son:

Ciclo

Las siembras empiezan a finales de abril en las fincas con menos altura y se prolongan hasta finales de mayo en las fincas más altas. El final del cultivo siempre va asociado a la climatología del otoño. En otoños suaves se recolectan tomates hasta el mes de octubre incluso a principios de noviembre aunque los agricultores de esta zona siempre están expuestos a heladas o granizadas que les arruinan la cosecha.

Marco de plantación

Debido a las condiciones tan extremas que las plantas soportan durante el día en los meses de julio y agosto por altas temperaturas y radiación se utilizan marcos de plantación muy altos, llegando a 5 tallos por m2.  En la actualidad no se utiliza el termino planta por m2 pues las variedades que hoy utilizan los agricultores permiten que les dejen varios brazos (en ocasiones llegando a 4), así se ahorra un poco en el gasto de la planta.

flor del tomate

Entutorado

Las primeras plantaciones del cultivo de tomates de la Alpujarra se entutoraron utilizando el sistema tradicional sustentado con cañas secas, aunque hoy en día este sistema ha sido sustituido por la estructura que utilizan los invernaderos, aunque como solo se pretende tener una red de alambres a unos dos metros del suelo para sujetar las rafias por las que se realizará el entutorado, esta estructura es mucho más sencilla. Se trata de una red de tubos en el perímetro de la finca con una cierta inclinación hacia fuera de los que parten en su parte superior los alambres que crearán la red que conformarán el emparrillado.

Riego

Las consideraciones principales que hay que tener en cuenta para un correcto manejo del tomate cherry en la Alpujarra son:

  • Suelo: Los suelos en esta zona son mayoritariamente pobres en materia orgánica, ricos en pizarras y con un drenaje muy alto.
  • Clima: Hay que tener en cuenta que las fincas están situadas desde los 1.000 hasta más de 2.000 metros sobre el nivel del mar por lo que las diferencias de radiación y rangos de temperaturas varían bastante de unas a otras, aunque al estar todas al aire libre, están expuestas al viento y la radiación solar directa.

Debido a estas dos condiciones los aportes de agua son mucho mayores a los que estamos acostumbrados en cultivos bajo plástico, llegando en ocasiones, cuando las condiciones son más adversas (máxima producción y días de más calor) a aportes de 50 litros de agua por metros cuadrados y por día que viene a ser entre 6 y 8 veces más de lo que se puede gastar en un cultivo bajo plástico. El agua llega a las fincas gracias a la red de acequias que recorre la cara sur de Sierra Nevada construidas en época musulmana que tiene un valor arquitectónico incalculable así como un gran valor medioambiental, pues alrededor de ellas se ha creado un ecosistema muy particular en el que podemos ver por ejemplo maravillosos ejemplares de castaño.

sistema de riego

Las instalaciones que existen en las fincas van desde la modesta abonadora o un bidón con un venturi a los más modernos ordenadores de fertirriego.

Desde hace años el cultivo en ecológico está ganándole terreno al convencional.

Plagas y enfermedades

Las plagas que nos podemos encontrar en esta zona no se diferencian demasiado de las plagas más habituales en los cultivos bajo plástico, mosca blanca, trips y Tutta son las más comunes aunque también nos podemos encontrar vasates, pulgón y nezara. Cada vez es más común la suelta de insectos auxiliares para el control de estas plagas, aunque por desgracia hoy en día no existe solución biológica para algunas plagas como el vasates, para la mayoría los resultados son muy positivos.

Respecto a enfermedades sí que hay diferencias considerables respecto al cultivo bajo plástico. Al estar al aire libre y expuestos a los vientos que en la sierra es prácticamente diario, enfermedades como la oidiopsis es muy común por lo que es muy conveniente los tratamientos preventivos desde casi principios de cultivo. A finales de cultivo, gracias al aumento de la humedad ambiental empiezan a aparecer problemas de mildiu. Los virus también son cada vez más otro problema con el que hay que contar.

Abonado

Los requerimientos de abono del tomate no varían de los que pueda tener un tomate en cualquier otra zona aunque si hay que tener en cuenta una cuestión muy importante. El agua de riego tiene una conductividad eléctrica bajísima que ronda los 0,06 dS/m, es agua de deshielo que prácticamente no ha tenido recorrido por el subsuelo donde se enriquece en minerales. Debido a la baja conductividad del agua hay que tener mucho cuidado en el momento que hay tomate maduro y regar siempre aportando abono para evitar el rajado del fruto.

El tomate es un fruto en el que es muy importante el Calcio y el Potasio.

En los primeros estadios de la planta hasta la entrada en plena producción (principios de septiembre), la absorción del Calcio vía radicular no es problemático ya que las condiciones son muy favorables, tenemos mucha transpiración y la llegada del Calcio a las partes más apicales de la planta se hace con facilidad, pero a finales de agosto lo normal es que estas condiciones cada vez sean más desfavorables y podamos ver carencias en las plantas y blossom end rot , la temida “peseta del tomate”.

plantación de tomate en la Alpujarra

El potasio es fundamental en el tamaño, color y calidad final del fruto por lo cual es imprescindible sus aportes a lo largo del cultivo y sobre todo en las etapas de plena producción. A mediados de septiembre las temperaturas sobre todo las nocturnas suelen desplomarse y la llegada del potasio al fruto se complica, los tomates tardan más en madurar y les cuesta alcanzar ese rojo tan intenso que caracteriza a los tomates de la Alpujarra.

Productos para el tratamiento de los tomates cherry

Desde Herogra queremos dar solución a todos los problemas con los que se encuentra el agricultor, por ello nuestras recomendaciones para el cultivo del tomate en la Alpujarra y por consiguiente para todos los que se siembran en verano en el interior de la península, ya que se encuentran en unas condiciones parecidas son:

TOTEM

Totem en Alpujarra

Es nuestro enraizante de última generación. Con el uso de Totem a lo largo del cultivo conseguimos dos cosas:

  • Tener una raíz fuerte, esta es la base de cualquier cultivo que se precie, sin unos buenos cimientos jamás podremos construir un buen edificio.
  • Tener una raíz activa que consiga aprovechar al máximo los nutrientes del suelo, tanto los que aportamos como los que ya estaban cuando sembramos. Totem ayuda a la planta en la absorción de los principales elementos, como el fosforo, hierro….

HEROFOL DENSO FOSFATADO 

Utilizando este producto conseguiremos maximizar el aprovechamiento del fósforo, que en los primeros estadios del cultivo, nos ayudara al desarrollo radicular y a una buena formación de los ramilletes florales. Puedes consultar más aquí.

Productos Herofol Denso Fosfatado y Rojo en plantación de tomate

HEROFOL DENSO ROJO

Como se ha comentado, sin una buena absorción de Potasio, no tendremos tomates de calidad, en Herogra tenemos el potasio con mayor facilidad de absorción. Gracias a su proceso de fabricación con Herofol Denso Rojo conseguimos que un porcentaje muy alto del Potasio que aplicamos sea aprovechado por la planta. Nuestro Denso Rojo se puede aplicar tanto en fertirrigación como en foliar, siendo excelentes sus resultados en ambos.

CALCIFRUIT COMPLEX

Con Calcifruit conseguiremos ayudar a la planta en  los momentos en los que le es más complicado el trasporte del Calcio. En las épocas más adversas deberemos aplicarlo vía foliar.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos que leas un estudio que se realizó de Totem en plantación de tomate para que veas sus efectos haciendo clic aquí. Y para no perderte ninguno de los artículos de Herogra Group, puedes seguirnos en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter y LinkedIn.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

Acepto